10 ejercicios para hacerte mentalmente más fuerte


1. Deshazte de los pensamientos negativos. No es posible fortalecer la mente si pensamos que no funcionarán los ejercicios. Aunque pueda resultar un proceso duro, cuanto más se esfuerce uno, más posibilidades tendrá de alcanzar los logros que se propone. Hay que ser positivo y realista a la vez que tenemos que eliminar los pensamientos dañinos y negativos. Si solos no podemos, conviene recurrir a un psicólogo y a la terapia online para mejorar nuestra autoestima y autoconfianza.

2. Ponte metas factibles. No comiences apuntando alto porque acabarás decepcionado. Si te marcas un objetivo que se puede alcanzar a corto plazo, te sentirás motivado y con confianza para ir a por el siguiente. También, podrás conocer cuáles son más ambiciosos y cuales menos desafiantes. En el caso contrario, es bastante probable que la frustración acabe con tu ilusión.

3. Prepárate para el éxito. Si modificas tu entorno conseguirás que tu vida sea más fácil. Por ejemplo, si quieres comer sano debes dejar de comprar comida basura. De este modo no agotarás tu energía mental. Los cambios se consiguen modificando las rutinas cotidianas, generando nuevos hábitos. No intentes hacerlo todo de golpe, mucho mejor poco a poco y consolidando los pasos que demos.

4. Desafíate cada día. Si a diario te planteas acciones fuera de tus límites, conseguirás que con pequeños pasos alcances tus metas.  Debes esforzarte por ser un poco mejor hoy de lo que eras ayer.

5. Tolera la incomodidad. Seguir haciendo lo mismo te puede encaminar a resultados poco saludables. La próxima vez que sientas malestar, recuerda las metas que te propusiste al inicio. Tolerar las emociones incómodas puede ayudarte a ganar la confianza que necesitas.

6. Equilibra tus emociones. Para tomar las mejores decisiones, equilibra tu lógica y emociones. Entonces, independientemente del tamaño o importancia de la decisión, revisa que equilibras tus emociones con la lógica. Si estás demasiado ansioso, enfadado o emocionado puedes tomar una decisión emocional. Lo mejor es escribir una lista de pros y contras de cada decisión importante que tomes a través de un diario emocional.

7. Cumple tu propósito. Escribe tus objetivos. En caso de no tenerlos claro es difícil mantener el rumbo. Cuando tengas dificultades para dar el siguiente paso, recuerda por qué es importante seguir adelante. Concéntrate en tus objetivos diarios, pero asegurándote de que los pasos que estás siguiendo te llevarán a una meta mayor a largo plazo.

8. No busques excusas. En el caso de no alcanzar el objetivo, examina las razones en vez de poner excusas por tu comportamiento. Busca una explicación que te ayudae a hacerlo mejor la próxima vez  o déjate ayudar por un profesional. De la misma manera que ves normal acudir a un dietista para perder peso, o un entrenador para correr mejor, asume que un psicólogo es la persona que necesitas para alcanzar logros personales. Asume toda la responsabilidad por cualquier fallo sin culparte. Cuando te enfrentas y reconoces tus errores, puedes aprender de ellos y evitar repetirlos.

9. Utiliza la regla de los 10 minutos. Hay una regla de los 10 minutos que resulta útil cuando te sientes tentado a posponer algo importante. Por ejemplo, si te das cuenta de que estás sentado en el sofá  cuando deberías ir a entrenar, recuérdate que debes moverte durante 10 minutos. Si tu mente todavía está luchando contra tu cuerpo después de 10 minutos, es señal de que el esfuerzo tendrá que ser mayor, lo que indica que el objetivo se alcanzará más tarde de lo planteado. Comenzar es casi siempre la parte más difícil.


10. Demuéstrate que estás equivocado. La próxima vez que creas que no puedes hacer algo, demuéstrate que estás equivocado. Comprométete, eres más capaz de lo que crees. Con el tiempo, tu cerebro dejará de subestimar tu propio potencial.